Lo que Lucharon por Nosotros

Realizar un Clic en cualquier imagen

 

Compositor y cantor de música de protesta. Fueron sus padres Antonio Primera y Carmen Adela Rossell. Su padre, quien se desempeñaba como funcionario en Coro, murió accidentalmente durante un tiroteo que se produjo durante el intento de fuga de la cárcel de dicha ciudad de unos prisioneros (1945). A raíz de la muerte de su padre, siendo aún muy joven Alí acompañó a su madre y a sus 2 hermanos en un peregrinaje por diferentes pueblos de la península de Paraguaná que incluyeron San José, Caja de Agua, donde termina su educación primaria; Las Piedras y finalmente, el barrio La Vela, cerca de Punto Fijo. En dicho poblado, dado la miseria que viven Alí y su familia, se desempeña en varios oficios: desde limpiabotas hasta boxeador. En 1960 en búsqueda de mejoras en la calidad de vida él y su familia, se trasladan a Caracas donde se inscribe en el liceo Caracas para completar su educación. En 1964, tras culminar el bachillerato ingresa a la Universidad Central de Venezuela, para estudiar química en la Facultad de Ciencias. Durante su vida universitaria, inició la carrera como cantante y compositor, primero como una diversión y paulatinamente, como una actividad a tiempo completo. Sus primeras canciones, Humanidad y No basta rezar, presentada esta última en el Festival de la Canción de Protesta organizado por la Universidad de Los Andes (1967), lo proyecta a la fama.

Entre 1969 a 1973 permanece en Europa, donde graba su primer disco, titulado Gente de mi tierra, el cual tiene un notable éxito popular en Venezuela. Sin embargo, aunque en poco tiempo los sectores más necesitados de la sociedad venezolana se identificaron con sus canciones, Alí fue objeto de un veto por parte de los medios de comunicación, debido al radicalismo de los temas expuestos en las mismas, lo que lo llevó a fundar su propio sello disquero, Cigarrón, para buscarle difusión a sus composiciones. Su ingreso al mundo de la política se produjo al militar en el Partido Comunista de Venezuela, tras lo cual fue miembro fundador del Movimiento al Socialismo (MAS), acompañando y trabajando durante la primera campaña electoral de José Vicente Rangel (1973). Para este entonces, ya figuraba como uno de los principales compositores y cantantes populares no sólo del país sino de Latinoamérica. Desde 1973 hasta la fecha de su muerte, grabó 13 discos de larga duración y participa en numerosos festivales en toda América Latina. Entre las canciones más conocidas de Alí se encuentran Paraguaná paraguanera, José Leonardo, Casas de cartón, Cruz Salmerón Acosta, Reverón, Flora y Ceferino y Canción mansa para un pueblo bravo (tema musical de la película del mismo nombre). Su muerte se produjo el 16 de febrero de 1985 en un lamentable accidente automovilístico, ocurrido en la Autopista Valle-Coche. Vale destacar que para mucho de sus seguidores el fallecimiento de Alí Primera, fue obra de un atentando orquestado en su contra por parte de enemigos políticos, hecho que sin embargo, nunca se demostró.

Compositor y cantor de música de protesta. Fueron sus padres Antonio Primera y Carmen Adela Rossell. Su padre, quien se desempeñaba como funcionario en Coro, murió accidentalmente durante un tiroteo que se produjo durante el intento de fuga de la cárcel de dicha ciudad de unos prisioneros (1945). A raíz de la muerte de su padre, siendo aún muy joven Alí acompañó a su madre y a sus 2 hermanos en un peregrinaje por diferentes pueblos de la península de Paraguaná que incluyeron San José, Caja de Agua, donde termina su educación primaria; Las Piedras y finalmente, el barrio La Vela, cerca de Punto Fijo. En dicho poblado, dado la miseria que viven Alí y su familia, se desempeña en varios oficios: desde limpiabotas hasta boxeador. En 1960 en búsqueda de mejoras en la calidad de vida él y su familia, se trasladan a Caracas donde se inscribe en el liceo Caracas para completar su educación. En 1964, tras culminar el bachillerato ingresa a la Universidad Central de Venezuela, para estudiar química en la Facultad de Ciencias. Durante su vida universitaria, inició la carrera como cantante y compositor, primero como una diversión y paulatinamente, como una actividad a tiempo completo. Sus primeras canciones, Humanidad y No basta rezar, presentada esta última en el Festival de la Canción de Protesta organizado por la Universidad de Los Andes (1967), lo proyecta a la fama.

Entre 1969 a 1973 permanece en Europa, donde graba su primer disco, titulado Gente de mi tierra, el cual tiene un notable éxito popular en Venezuela. Sin embargo, aunque en poco tiempo los sectores más necesitados de la sociedad venezolana se identificaron con sus canciones, Alí fue objeto de un veto por parte de los medios de comunicación, debido al radicalismo de los temas expuestos en las mismas, lo que lo llevó a fundar su propio sello disquero, Cigarrón, para buscarle difusión a sus composiciones. Su ingreso al mundo de la política se produjo al militar en el Partido Comunista de Venezuela, tras lo cual fue miembro fundador del Movimiento al Socialismo (MAS), acompañando y trabajando durante la primera campaña electoral de José Vicente Rangel (1973). Para este entonces, ya figuraba como uno de los principales compositores y cantantes populares no sólo del país sino de Latinoamérica. Desde 1973 hasta la fecha de su muerte, grabó 13 discos de larga duración y participa en numerosos festivales en toda América Latina. Entre las canciones más conocidas de Alí se encuentran Paraguaná paraguanera, José Leonardo, Casas de cartón, Cruz Salmerón Acosta, Reverón, Flora y Ceferino y Canción mansa para un pueblo bravo (tema musical de la película del mismo nombre). Su muerte se produjo el 16 de febrero de 1985 en un lamentable accidente automovilístico, ocurrido en la Autopista Valle-Coche. Vale destacar que para mucho de sus seguidores el fallecimiento de Alí Primera, fue obra de un atentando orquestado en su contra por parte de enemigos políticos, hecho que sin embargo, nunca se demostró.

http://es.wikipedia.org/wiki/Al%C3%AD_Primera

c ali-panfletaria.mp3
Archivo de audio MP3 2.6 MB

Tomado de la pagina: http://www.patriagrande.net/chile/victor.jara/vjmuerte.html

 

El 10 de septiembre de 1973 recibi una invitacion para la exposicion “Por la vida. Contra el fascismo”, que debia inaugurarse al dia siguiente en la Universidad Tecnica. Alli tenia que intervenir Salvador Allende e iba a cantar Victor Jara.

    La vispera vi el enorme afiche de la exposicion. Una madre amamantaba a su criatura y la sombra de ambos estaba bañada de sangre. Era un llamamiento silencioso, pero muy expresivo, a defender la vida contra el fascismo. Victor proponia organizar un viaje de propaganda por el pais para alertar al pueblo. La exposicion antifascista de la Universidad Tecnica tenia que marcar el comienzo de esta accion.

    Pero el 11 de septiembre la exposicion no se inauguro. Salvador Allende hizo aquel dia su ultimo llamamiento al pueblo y no en el Foro Griego de la Universidad, sino en el palacio de La Moneda, rodeado por los putchistas.

Allende hizo aquel dia su ultimo llamamiento al pueblo

 
    Los putchistas se apoderaron de todas las fuerzas armadas. Despues de la dimision forzosa de los generales, correligionarios de Carlos Prats, que encabezaban el ejercito de tierra, fueron destituidos de sus cargos el almirante Raul Montero, comandante de la Marina de Guerra, y Jose Maria Sepulveda, director general del cuerpo de carabineros, que no queria sumarse a los putchistas. En las fuerzas armadas se efectuo una limpia de arriba a abajo. Los fascistas lograron convertir a muchos oficiales en ciegos instrumentos del complot, convenciendolos de la necesidad de oponerse a la amenaza de exterminio de los cuadros de mando que, como ellos afirmaban, tramaba la Unidad Popular.

Pinochet encabezo el golpe

   El nuevo comandante en jefe, general Pinochet, que en visperas habia jurado fidelidad al presidente Allende, encabezo el golpe. Fascista encubierto con la mascara constitucionalista, Pinochet dio orden de asediar el palacio de La Moneda.

 
    En estas condiciones Allende no se creyo con derecho a llamar al pueblo inerme a la lucha. Queria evitar un derramamiento inutil de sangre, pero decidio aceptar desigual combate en La Moneda. Sabia que con un puñado de los defensores del palacio no podria alcanzar la victoria militar. Pero el presidente estaba convencido de que el combate que libraria defendiendo el mandato del pueblo, seria una victoria moral y politica de la Unidad Popular. No queria ver derrotada la bandera de la revolucion, sino dejarla bien alta. El mandatario del pueblo prefirio morir arma en mano antes que capitular frente a los putchistas, estaba seguro que su muerte no seria esteril.

    Jamas olvidare la firmeza con que hablaba Allende por los microfonos de la emisora comunista Magallanes. Su voz sonaba sobre el estruendo de las explosiones:

-Ante los hechos solo me cabe decir a los trabajadores: yo no voy a renunciar. Colocado en un transito historico, pagare con mi vida la lealtad del pueblo.

    Hice girar la manecilla de la radio portatil. Despues de los ataques aereos las emisoras democraticas fueron callando una tras otra. Pero Magallanes seguia resistiendo. Los putchistas no pudieron interrumpir

...seguiremos aqui hasta el final...

el ultimo discurso de Salvador Allende. Luego escuche la voz familiar del locutor, que dijo: “En cualquier momento nos pueden interrumpir, pero seguiremos aqui hasta el final”. En medio de los cañonazos salio al aire la cancion de Sergio Ortega El pueblo unido, interpretada por Quilapayun. Los que se encontraban en la emisora corearon el estribillo:

Y ahora el pueblo

que se alza en la lucha

con voz de gigante

gritando: ¡Adelante!

¡El pueblo unido

jamas sera vencido!

    Quienes estaban junto al microfono sabian que los enemigos abririan fuego contra ellos. Mi radio emitio un chasquido y una detonacion ahogo las voces de los cantantes.

    Trate en vano de comunicar por telefono con Radio Magallanes cuando ceso de transmitir. Mientras tanto, en el centro de Santiago se levantaba una nube de humo. Los aviones de los putchistas estaban bombardeando el palacio presidencial.

    Victor estuvo en la Universidad, pero no canto desde el escenario, paseaba con la guitarra entre los estudiantes tratando de animarlos. En torno al edificio el aire se estremecia de las rafagas de ametralladora.

    Ahora voy a ceder la palabra a los testigos de los ultimos dias de Victor Jara. El dia del golpe lo vio Cecilia Coll, dirigente de la seccion artistica del Departamenteo de cultura e informacion de la Universidad Tecnica. La entreviste en Moscu.

    Cecilia Coll: “Victor alcanzo a llegar a la Universidad cuando los militares golpistas ocupaban las posiciones claves en la capital. Pero la situacion todavia era confusa. Victor paso por mi oficina y pregunto:

-¿Que hacemos?

-Vamos a esperar

-¿Que debo hacer?

-Quedarte aqui. Animar con tus canciones a los estudiantes, academicos y trabajadores.

    En espera del posible ataque fue decidido: trasladar a los estudiantes y otros trabajadores de la Universidad a la Escuela de Artes y Oficios. Era un edificio con paredes mas resistentes.
    Como si fuera ahora veo el rostro de Victor: llama por telefono de mi oficina a su esposa Joan.

-Debo quedarme aqui un tiempo. No te preocupes. Espera. Volvere sin falta.

    Victor siempre fue un hombre del deber. Y los siguio siendo en esta peligrosa situacion.
Despues sufri mucho por su muerte. Me senti de algun modo culpable ante el. No podia perdonarme el no haberlo mandado entonces a su casa. Debi hacerlo. Aunque mas tarde los soldados ya emplazaban ametralladoras pesadas en los techos de los edificios cerca de la Universidad, pero hasta el toque de queda todavia era posible salir. Sin embargo, yo pensaba: en la calle lo pueden identificar y matar...”

    Por la noche la Universidad fue rodeada por soldados en carros blindados. Toda la noche estuvieron preparandose para el ataque como si tuvieran delante una fortaleza militar. Despues del intenso cañoneo, los soldados irrumpieron en el edificio

los soldados irrumpieron en el edificio

y emprendieron a culatazos con los estudiantes. El camarografo Hugo Araya, que habia venido a filmar la inauguracion de la exposicion, se situo con su camara frente a los “vencedores” triunfantes. Y casi al instante un balazo lo mato. A Victor junto con otros estudiantes lo obligaron a tenderse en el suelo boca abajo.

    -Al que se mueva le vuelo la cabeza - gritaban los oficiales.
 
    Durante varias horas los soldados pisoteaban con sus botas a la gente tendida, sin dejar que se levantasen hasta que llego la orden de trasladar a los “prisioneros” de la Universidad Tecnica al Estadio de Chile que, al igual que el Nacional, recibia a los prisioneros cautivos.

Salvador Allende murio en su puesto, con las armas en la mano

...Poco despues del golpe contrarrevolucionario fascista en Chile la prensa del mundo entero publico la ultima foto de Salvador Allende. En esta secuencia historica el “compañero presidente” en el palacio cercado por los putchistas parece un soldado ante el combate, la cabeza tocada con un casco y empuñando la metralleta en la diestra. El rostro del presidente, igual que el de los valientes defensores de La Moneda que lo acompañan, tiene una grave expresion. Salvador Allende murio en su puesto, con las armas en la mano.

 

    Me interese por el hombre que aparecia en la foto al lado de Allende. Conversando con los chilenos me entere que se trataba del medico particular de Salvador Allende, un tal Danilo Bartulin (nieto de emigrados yugoslavos). El 11 de septiembre de 1973 Bartulin fue testigo de las ultimas horas de vida del presidente en el edificio de La Moneda, presa de las llamas.

    Por inverosimil que parezca, Danilo se salvo por milagro y emigro de Chile. Me entreviste con el en Mexico, donde estuve en 1976 por artes del periodismo. Danilo Bartulin me hablo del ultimo combate del “compañero presidente”. La conversacion ya concluia cuando supe una noticia inesperada. Danilo Bartulin paso junto con Victor Jara los ultimos dias de vida del cantante en el Estadio de Chile.

    La entrevista termino ya entrada la noche. Danilo hablaba pausadamente, con esfuerzo. Lo escuchaba sintiendo que un dolor inextinguible me oprimia el corazon. Reproduzco el relato de Danilo Bartulin.

relato de Danilo Bartulin

    “Cuando me detuvieron, me llevaron al Estadio de Chile. Fue por la tarde del 12 de septiembre. Alli ya habia muchos prisioneros. Junto con otros presos nos ordenaron ponernos en fila con las manos en la nuca. De repente un oficial me reconocio:

-Es el medico de Salvador Allende.
    El comandante Manrique, un fascista empedernido, se acerco a mi, desabrocho la funda, saco la pistola y apuntandome a la cabeza dijo:

-Ha llegado tu hora.
    Y dirigiendose a los soldados ordeno:

-Separenlo de los demas y dejenmelo a mi.
    Me apartaron del grupo y me dieron un empujon que me tiro por la tierra. Vi a un grupo de jovenes que los soldados iban arreando, apuntandolos con metralletas.
    Al comandante le dijeron:

-Son los de la Universidad Tecnica.
    Los pusieron en fila tambien. Manrique recorrio la fila y señalo con el dedo a un preso:

-A ese me lo dejan a mi tambien.
    No queria dar credito a mis ojos. Se trataba de Victor Jara. Varios soldados se animaron: “Aqui esta el cantante Jara...”. Pero el oficial les corto:

-Este señor quiere pasar por otro. Es un lider extremista.
    Esa calificacion era suficiente para justificar el asesinato.

    Poco despues a Victor y a mi nos separaron de otros prisioneros y nos metieron en un pasillo frio. Estuvieron pegandonos desde las siete de la tarde hasta las tres de la madrugada. Nos encontrabamo tumbados en el suelo sin poder movernos. Estabamos aislados de otros presos politicos. A eso de las tres de la madrugada vino un teniente que me invito a sentarme. Empezo a preguntarme sobre Allende y me tendio un cigarrillo. Fume. Mientras tanto, Victor seguia tendido en el suelo. Le entregue la mitad del cigarrillo, puesto que el teniente no quiso dar otro a Victor.

    Casi tres dias estuvimos juntos Victor y yo en el Estadio de Chile. A nosotros casi no nos daban de comer. Engañabamos el hambre con agua. Victor tenia la cara llena de moretones y un ojo cerrado por la hinchazon.

    Conversamos mucho en ese tiempo, Victor me hablo de su familia, de su mujer y sus hijas a quienes queria mucho, de sus espectaculos en el teatro y de las nuevas canciones que soñaba hacer... En el mismo estadio donde nos tenian presos, a Victor le habian aplaudido cuando gano el concurso de la Nueva Cancion Chilena en el festival.

En el mismo estadio donde nos tenian presos, a Victor le habian aplaudido cuando gano el concurso de la Nueva Cancion Chilena

    Victor se mostraba pesimista respecto a su destino. Pensaba que no saldria de alli. Trate de animarlo. Aunque presentia su proxima muerte, seguia siendo el de siempre. Se portaba con valor, con dignidad, no pedia gracia a sus torturadores...”

    Aqui interrumpo la grabacion de mi conversacion con Danilo Bartulin para completarla con los testimonios de otros ex-prisioneros del Estadio de Chile, a quienes tambien entreviste.
Rolando Carrasco, ex-director de la radio sindical Luis Emilio Recabarren:

relato de Rolando Carrasco

    “Dos veces vi a Victor en el Estadio de Chile. Fueron unos encuentros breves. El 13 o 14 de septiembre, por lo visto, por la mañana, pase cerca del pasillo donde tenian a los prisioneros aislados. Alli estaba Victor Jara, sentado en una silla de madera, extenuado, con rastros de azotes en la frente y las mejillas. Se sonrio al verme. Nos saludamos. Al dia siguiente pase de nuevo por alli y otra vez nuestras miradas se cruzaron. Nos saludamos. Al igual que el dia anterior, su rostro se ilumino con una sonrisa que me reconforto el alma. ¡Llevaba ya tanto tiempo en este maldito pasillo! De vez en cuando los guardias venian por el y se lo llevaban a no se donde.

    Ahora era dificil imaginar que todavia el 10 de septiembre estuvieramos bromeando alegremente en la emisora. En los estudios Victor y yo escuchabamos la grabacion de su nueva canion: Marcha de los constructores. El disco tenia que salir pronto. Jara queria que la emisora de la Central Unica de Trabajadores fuera la primera en transmitir esta marcha, compuesta a peticion de los obreros de la construccion. El 11 de septiembre nuestra emisora fue saqueada por los golpistas al negarse a obedecer a la junta fascista. Al ver a Jara en el estadio, pense con amargura que seguramente aquella ultima grabacion de Victor habria sido destruida y el disco no saldria... Victor estaba reservado y callado, mientras que en mi memoria sonaba la voz del cantante...”

    A veces los verdugos dejaban en paz a Victor Jara y Danilo Bartulin, porque tenian demasiado “trabajo” en el estadio. Despues de torturarlo, parecia que se habian olvidado del artista. Fue el propio Victor que paso o casualmente lo enviaron con otros prisioneros. He aqui lo que me conto Carlos Orellana, ex-colaborador del Departamento de cultura e informacion de la Universidad Tecnica, que fue detenido junto con Jara:

relato de Carlos Orellana

    “Por dentro el Estadio cubierto de Chile estaba iluminado constantemente por los reflectores y no tardamos en perder la nocion del dia y la noche. Victor estuvo algun tiempo con nosotros, pero no recuero cuando lo sacaron de nuestro grupo. No se si fue al dia siguiente o al tercero de nuestra estancia alli.

    “Normalmente en el estadio anunciaban por los altavoces el apellido del prisionero ordenandole presentarse en tal o cual lugar. Pero a Jara lo vino a buscar un soldado. En este momento Victor estaba sentado entre Boris Navia, jurista de la Universidad, y yo. El soldado se acerco silenciosamente y sin pronunciar una palabra toco el hombro de Victor haciendole señas para que los siguiera. Tanto yo, como otros prisioneros teniamos la impresion de que los militares no querian decir en voz alta que a Jara se lo llevaban a alguna parte... Cuando el cantante se levanto -seguramente, no pensaba volver sano y salvo- tuvo tiempo de sacar del bolsillo una hoja arrugada de papel y se la dio furtivamente a Boris Navia. Era el poema Estadio de Chile, compuesto por Victor.

    “Mas tarde, ya en el Estadio Nacional durante los primeros interrogatorios, entre las cosas de Boris Navia, encontraron el papel con el poema, lo escondia en un calcetin. El poema denunciaba el fascismo y la dictadura. Los militares creyeron que su autor era Boris y lo apalearon sin piedad. Le quitaron el poema. Pero con la ayuda de los compañeros Boris pudo hacer varias copias a mano del poema. Una de las copias fue a parar a manos de Ernesto Araneda, destacado comunista y ex-senador, que tambien estaba preso. No se como logro salvar el poema y enviarlo fuera. Depues de la muerte del cantante el partido edito en la clandestinidad este poema, que fue rapidamente divulgado y se hizo famoso...

    “Por ultima vez vi a Victor en el Estadio de Chile, unas horas despues de que se lo llevara el soldado. Hubo un momento cuando se podia moverse mas o menos libre por las graderias. Se me acerco un estudiante de la Universidad. Habia visto a Victor en un pasillo y en algun momento Victor le insinuo que queria hablar conmigo. Cuando me acerque

En aquellas terribles condiciones Victor pensaba en sus compañeros

al pasillo, Jara pidio al guardia que lo acompañara al baño. Me dirigi alla tambien. Alli pudimos intercambiar varias frases. Por el rostro ensangrentado de Victor comprendi que lo torturaban cruelmente. Pero no me llamo para quejarse o pedir algo para el personalmente. A Victor le parecia sospechoso un “prisionero”, tambien de la Universidad Tecnica que deambulaba por el estadio sin temor, charlaba y hasta bromeaba con los militares. Todo eso parecia muy extraño. Victor penso -y tenia razon- que se trataba de un soplon, infiltrado expresamente. Jara creia su deber advertirnos a nosotros, profesores, colaboradores y estudiantes de la Universidad Tecnica. En aquellas terribles condiciones Victor pensaba en sus compañeros. Despues de este encuentro no lo volvi a ver...”

 
    Mas volvamos a la grabacion de la entrevista con Danilo Bartulin.

    “El estadio, que daba cabida a cinco mil personas, estaba repleto. Para dominar a los prisioneros, por la noche cegaban con potentes reflectores. Ametralladoras pesadas sobre tripodes apuntaban a las graderias llenas de gente para amedrentar a los prisioneros.

    “Pronto empezaron a trasladar urgentemente a los prisioneros al Estadio Nacional donde a los militares les era mas facil controlar la situacion. En el ultimo grupo formado para ir al Nacional estabamos Victor y yo. En total eramos unas cincuenta personas. De pronto aparecio el comandante Manrique, recorrio la fila y ordeno a salir a Victor Jara, Litre Quiroga, conocido jurista y comunista, y a mi.

-Llevenlos abajo -dijo.

abajo nos esperaba la muerte

   “Yo sabia que ‘abajo’ nos esperaba la muerte. Alli tenian habilitada una camara, en lo que habia sido guardarropia y varios baños. Muchos de nuestros compañeros fueron llevados alli, pero nadie volvio. Una vez que me condujeron al interrogatorio y, al pasar, vi un monton de cadaveres, de cuerpos masacrados y desmembrados. Luego sacaban los cadaveres en camiones y los dejaban tirados en la calle.

    “‘Abajo’ nos metieron a Victor y a mi en un mismo baño. En el baño vecino estaba Litre Quiroga. Victor y yo comprendimos que no teniamos salvacion: eramos los ultimos prisioneros del Estadio de Chile. Pero inesperadamente se dio la orden de que yo saliera. Victor y yo nos despedimos en silencio, con una sola mirada. Me llevaron a un camion blindado con el motor en marcha, me metieron dentro y cerraron la puerta. El camion estaba lleno de prisioneros. Asi fui a parar al Estadio Nacional. Solo estando alli comprendi porque no me habian dejado con Victor en la camara de condenados a muerte. Al verme entre los recien llegados, un coronel de carabineros dijo:

“-Es el. Tiene que decirnos todo lo que sepa de Allende.

    “Empezaron constantes interrogatorios y torturas. Querian que hiciera ciertas “confesiones” para desacreditar la vida y la personalidad del presidente popular. Tres veces me hicieron pasar por simulacros de fusilamiento...

    “Luego supe que el cuerpo de Victor habia sido descubierto cerca del cementerio Metropolitano y el cadaver de Litre Quiroga, en una calle de Santiago. Naturalmente, los militares mataron aquella misma noche a los dos prisioneros que quedaban en el Estadio de Chile y luego arrojaron sus cuerpos en la ciudad para que pareciera que habian muerto en un tiroteo callejero...”

    Danilo Bartulin concluyo su relato y recordo que estando todavia yo en Santiago los secuaces de la junta divulgaron la version de que el cantante habia atacado con metralleta a una patrulla militar y esta, defendiendose, lo mato.

    Pero la unica arma de Victor era la guitarra. A Danilo Bartulin lo torturaron para sonsacarle los datos secretos que podia saber el medico particular del presidente. Pero ¿que “secretos” podia saber el cantante?... A Victor lo torturaron y asesinaron porque odiaban sus canciones.

 

http://es.wikipedia.org/wiki/V%C3%ADctor_Jara

c ali-ya no sopla viento arriba.mp3
Archivo de audio MP3 3.5 MB

Pagaré con mi vida la defensa de principios que son caros a esta patria. Caerá un baldón sobre aquellos que han vulnerado sus compromisos, faltado a su palabra, roto la doctrina de las Fuerzas Armadas.

El pueblo debe estar alerta y vigilante. No debe dejarse provocar, ni dejarse masacrar, pero también debe defender sus conquistas. Debe defender el derecho a construir con su esfuerzo una vida digna y mejor.

Una palabra para aquellos que llamándose demócratas han estado instigando esta sublevación, para aquellos que diciéndose representantes del pueblo, han estado turbia y torpemente actuando para hacer posible este paso que coloca a Chile en el despeñadero.

En nombre de los más sagrados intereses del pueblo, en nombre de la patria, los llamo a ustedes para decirles que tengan fe. La historia no se detiene ni con la represión ni con el crimen. Esta es una etapa que será superada, éste es un momento duro y difícil. Es posible que nos aplasten, pero el mañana será del pueblo, será de los trabajadores. La humanidad avanza para la conquista de una vida mejor.

Compatriotas: es posible que silencien las radios, y me despido de ustedes. En estos momentos pasan los aviones. Es posible que nos acribillen. Pero que sepan que aquí estamos, por lo menos con este ejemplo, para señalar que en este país hay hombres que saben cumplir con las obligaciones que tienen. Yo lo haré por mandato del pueblo y por la voluntad consciente de un presidente que tiene la dignidad del cargo...

Quizás sea ésta la última oportunidad en que me pueda dirigir a ustedes. La Fuerza Aérea ha bombardeado las torres de Radio Portales y Radio Corporación. Mis palabras no tienen amargura, sino decepción, y serán ellas el castigo moral para los que han traicionado el juramento que hicieron.

Soldados de Chile, comandantes en jefe y titulares... al almirante Merino... ... El general Mendoza, general rastrero que sólo ayer manifestara su solidaridad y lealtad al gobierno, también se ha denominado director general de Carabineros.

Ante estos hechos sólo me cabe decirle a los trabajadores: yo no voy a renunciar. Colocado en un tránsito histórico, pagaré con mi vida la lealtad del pueblo. Y les digo que tengo la certeza que la semilla que entregáramos a la conciencia digna de miles y miles de chilenos, no podrá ser segada definitivamente. Tienen la fuerza, podrán avasallarnos, pero no se detienen los procesos sociales ni con el crimen, ni con la fuerza. La historia es nuestra y la hacen los pueblos.

Trabajadores de mi patria: quiero agradecerles la lealtad que siempre tuvieron, la confianza que depositaron en un hombre que sólo fue intérprete de grandes anhelos de justicia, que empeñó su palabra en que respetaría la Constitución y la ley, y así lo hizo. Es este momento definitivo, el último en que yo pueda dirigirme a ustedes, espero que aprovechen la lección. El capital foráneo, el imperialismo, unido a la reacción, creó el clima para que las Fuerzas Armadas rompieran su tradición: la que les señaló Schneider y que reafirmara el comandante Araya, víctima del mismo sector social que hoy estará en sus casas esperando con mano ajena conquistar el poder para seguir defendiendo sus granujerías y sus privilegios. Me dirijo, sobre todo, a la modesta mujer de nuestra tierra: a la campesina que creyó en nosotros, a la obrera que trabajó más, a la madre que supo de su preocupación por los niños. Me dirijo a los profesionales de la patria, a los profesionales patriotas, a los que hace días están trabajando contra la sedición auspiciada por los colegios profesionales, colegios de clase para defender también las ventajas de una sociedad capitalista.

Me dirijo a la juventud, a aquellos que cantaron y entregaron su alegría y su espíritu de lucha; me dirijo al hombre de Chile, al obrero, al campesino, al intelectual, a aquellos que serán perseguidos, porque en nuestro país el fascismo ya estuvo hace muchas horas presente en los atentados terroristas, volando puentes, cortando las vías férreas, destruyendo los oleoductos y los gasoductos, frente al silencio de los que tenían la obligación de proceder... La historia los juzgará.

Seguramente Radio Magallanes será acallada y el metal tranquilo de mi voz no llegará a ustedes. No importa: me seguirán oyendo. Siempre estaré junto a ustedes, por lo menos mi recuerdo será el de un hombre digno que fue leal con la patria. El pueblo debe defenderse, pero no sacrificarse. El pueblo no debe dejarse arrasar ni acribillar, pero tampoco puede humillarse.

Trabajadores de mi patria: tengo fe en Chile y su destino. Superarán otros hombres el momento gris y amargo, donde la traición pretende imponerse. Sigan ustedes sabiendo que, mucho más temprano que tarde, se abrirán las grandes alamedas por donde pase el hombre libre, para construir una sociedad mejor.

¡Viva Chile, viva el pueblo, vivan los trabajadores!

Estas son mis últimas palabras, teniendo la certeza de que el sacrificio no será en vano. Tengo la certeza de que, por lo menos, habrá una sanción moral que castigará la felonía, la cobardía y la traición.

Te recordaremos Néstor
Te recordaremos Néstor

Realiza un Click en la imagen

 

tomado de la pagina: http://www.biografiasyvidas.com/biografia/k/kirchner_nestor.htm

 

Néstor Kirchner

 

(Río Gallegos, 1950 - El Calafate, 2010) Político argentino, presidente de la República entre 2003 y 2007. Néstor Carlos Kirchner Ostoic nació en Río Gallegos, capital de la provincia de Santa Cruz (Patagonia), el 25 de febrero de 1950, hijo de Néstor Carlos, descendiente de inmigrantes alemanes y funcionario de Correos, y de María Ostoic, de una familia de origen croata instalada en Punta Arenas (Chile).

Miembro de la Juventud Peronista, estudió derecho en la Universidad Nacional de La Plata y en 1975 se casó con la también militante justicialista Cristina Fernández. Ambos formaron parte de la corriente izquierdista que apoyó a los Montoneros en los años turbulentos que precedieron al golpe de estado militar que derrocó a la presidenta María Estela Martínez de Perón.


Néstor Kirchner

En 1976 recibió el título de abogado y regresó a Río Gallegos para ejercer la profesión, junto con su esposa, en un gabinete jurídico. Funcionario de la administración de la provincia de Santa Cruz, a fines de 1983 fue designado presidente de la Caja de Previsión Social de Río Gallegos. Durante los siete años tenebrosos de dictadura militar (1976-1983) se mantuvo aparentemente alejado de la política, aunque fue encarcelado en una ocasión por motivos que no especifica su biografía oficial.

Gobernador de Santa Cruz

En las elecciones municipales de septiembre de 1987, como candidato peronista, fue elegido intendente (alcalde) de Río Gallegos. Dado el éxito de su gestión, fue promovido por el Partido Justicialista a candidato para la gobernación de la provincia, cargo para el que fue elegido con el 61 % de los votos el 8 de septiembre de 1991.

Como gobernador aplicó una política neokeynesiana expansionista, de fuertes inversiones públicas, en contraste con la estrategia neoliberal y antiinflacionista del presidente de la república, el también peronista Carlos Saúl Menem, por lo que se ganó una reputación de político de centroizquierda dentro del variopinto conglomerado justicialista.

Reformó en dos ocasiones la Constitución provincial para que el gobernador pudiera ser elegido sin límite de mandatos. También aumentó el número de jueces del Tribunal Supremo provincial y sus protegidos se jactaron de haber amordazado a la prensa local. Mientras sus partidarios ensalzaban su eficaz gestión, sus adversarios lo acusaban de haber gobernado la provincia como un feudo, en el que todas las fuentes de riqueza y trabajo estaban en manos del gobernador y su clientela (más del 40% de los trabajadores son empleados públicos).

Cuando fue elegido gobernador, en 1991, Kirchner recibió 630 millones de dólares de indemnización del gobierno federal, tras un juicio sobre los royalties financieros, a los que se añadieron otros 420 millones de dólares procedentes de las plusvalías generadas por la venta de las acciones que la provincia poseía en la empresa Yacimientos Petrolíferos Fiscales (YPF), adquirida por la española Repsol.

Durante varios años, los legisladores de Santa Cruz reclamaron inútilmente precisiones sobre el montante exacto de ese patrimonio o botín provincial. Presionado por la prensa en la campaña electoral, Kirchner informó el 13 de mayo de que 531 millones de dólares se encontraban depositados en varias cuentas bancarias de Suiza y Luxemburgo.

Carrera hacia la presidencia

El presidente Eduardo Duhalde se decantó explícitamente por Kirchner como candidato peronista y logró que el congreso del partido aprobara su estrategia de suspender la elección primaria y trasladar la liza de todos los aspirantes a la misma elección presidencial. Una maniobra destinada a impedir que Menem se alzara con la candidatura, pese al fallo de un juez federal con competencia electoral que prohibió la reforma de los estatutos del Partido Justicialista.

En sus proclamas electorales, Kirchner se presentó como adalid del ala izquierda del peronismo, reformista sin ambages y resuelto adversario del sistema neoliberal de sus predecesores. También prometió mantener en el cargo al ministro de Economía, Roberto Lavagna, al que se atribuía la ligera mejoría económica de los primeros meses de 2003.

En la primera vuelta de las elecciones presidenciales, el 27 de abril, el gobernador de Santa Cruz quedó en segundo lugar, con el 22% de los votos, detrás del también peronista Carlos Saúl Menem, que logró el 24%. Tras los de la provincia de Santa Cruz (60%), Kirchner obtuvo sus mejores resultados en la provincia de Buenos Aires (40 % de la población), gracias al apoyo decidido del presidente Duhalde y del poderoso aparato del justicialismo.

Ante unas encuestas que le eran muy desfavorables, Menem anunció el 14 de mayo su retirada de la carrera presidencial, lo que decidió la inmediata proclamación de Kirchner como presidente electo. La teatral capitulación de Menem, al abortar el proceso electoral, no sólo perjudicó la legitimidad del nuevo jefe de Estado sino que amenazó las instituciones democráticas ya duramente afectadas por la violenta revuelta popular, alentada por los peronistas, que derrocó ilegalmente al gobierno del radical Fernando de la Rúa en diciembre de 2001.

Antes de tomar posesión, el nuevo presidente visitó Brasilia y Santiago de Chile, donde obtuvo el respaldo de los presidentes Lula da Silva y Ricardo Lagos, respectivamente, para lograr la recuperación económica continental con una base social de centroizquierda. En su discurso de investidura, Kirchner reafirmó el papel central del Estado en el desarrollo económico, prometió una lucha «implacable» contra la corrupción y abogó por un reforzamiento del Mercado Común del Sur (Mercosur), que asocia a Argentina, Brasil, Uruguay y Paraguay.

La presidencia de Kirchner

Días antes de prestar juramento como presidente, Kirchner dio a conocer su cartera ministerial, en la cual mantuvo a cuatro ministros del anterior gobierno, entre ellos al titular de economía Roberto Lavagna, e incluyó a políticos de su absoluta confianza, en su mayoría justicialistas y algunos independientes. El nuevo equipo destacaba por un denominador común en su composición: políticos jóvenes (entre 43 y 53 años), ajenos a los círculos de poder tradicionales y portadores de una visión de Estado lejana al neoconservadurismo que había gobernado al país en los últimos años.

La herencia que Kirchner recibió el 25 de mayo de 2003 fue una deuda que ascendía a 178.000 millones de dólares y uno de los índices de paro, pobreza y marginación social más altos de la historia argentina. Sin embargo, desde el primer momento encaró con decisión la compleja situación del país e impuso un ritmo tan vertiginoso a las medidas iniciales que tomó que los medios de comunicación hablaron del "efecto" o del "estilo K". El nuevo presidente, ante los graves problemas sociales, políticos y económicos, se fijó como prioridades la vigencia de los derechos humanos, la lucha contra la corrupción y la revisión de las políticas económicas neoliberales, que habían contribuido a la ruina del país y el empobrecimiento de millones de argentinos.


Con el presidente brasileño Lula da Silva

En el plano interno su estrategia de gobierno se basó en el proyecto "transversal", consistente en alianzas extrapartidarias con dirigentes políticos a fin de combatir el caudillismo y los reinos de taifas del viejo peronismo, y en la afirmación de las instituciones del Estado y de la autoridad civil. En este sentido, apenas investido, hizo valer sus prerrogativas presidenciales y destituyó a decenas de generales, almirantes y brigadieres involucrados con la guerra sucia y los reemplazó por oficiales "comprometidos con el futuro". Otro tanto hizo en la policía federal y los servicios secretos, la SIDE, al tiempo que alentaba al Congreso a agilizar el proceso político contra los jueces corruptos de la Corte Suprema.

Progresivamente el país fue recuperando su pulso vital, aunque las cuestiones más espinosas que debía seguir tratando el gobierno de Kirchner estaban vinculadas con la deuda externa. Ante las draconianas exigencias del FMI, el presidente argentino respondió con inusitada firmeza logrando que este organismo y el G-15 reconocieran su tesis de que no habría pago de la deuda sin desarrollo. Al mismo tiempo, Kirchner emprendió una política exterior independiente de las directrices estadounidenses restableciendo relaciones con Cuba, negándose a enviar tropas a Irak sin mandato favorable de la ONU y oponiéndose a la política de Estados Unidos de subsidios agrícolas, así como a su pretensión de extender el ALCA (Área de Libre Comercio de las Américas) al continente y de que se les otorgase inmunidad diplomática a sus militares en territorio argentino.

Derechos humanos

A lo largo del mandato de Kirchner el llamado "efecto K" continuó produciendo notables cambios en la sociedad argentina y en sus instituciones. En el terreno de los derechos humanos, la voluntad del gobierno de adoptarlos como una prioridad marcó un punto de inflexión en la política llevada adelante desde el retorno de la democracia en 1983 y significó un paso decisivo en la lucha contra la impunidad. Además de la puesta en marcha de una profunda purga en las Fuerzas Armadas, la policía y los servicios de inteligencia implicados en las violaciones de los derechos humanos durante la dictadura militar, el gobierno acometió la renovación de la Corte Suprema de Justicia, duramente criticada durante el mandato de Carlos Menem por su sumisión frente al Ejecutivo. La medida, que fue aplaudida a nivel internacional como un paso positivo hacia la independencia del Poder Judicial, supuso la remoción de los miembros acusados de conformar una "mayoría automática" que siempre fallaba a favor del gobierno. Con la incorporación de mujeres, abogados garantistas y de centro-izquierda, se buscó equilibrar ideológicamente y por sexos la composición del organismo.

En junio de 2005, la nueva Corte declaró inconstitucionales las leyes de Punto Final y Obediencia Debida, aprobadas en 1986 y 1987. Su anulación permitió que se reactivaran las causas judiciales que involucran a centenares de militares, abriendo así la vía para juzgar los crímenes cometidos durante la dictadura. En 2006 se dictó la primera sentencia tras la derogación de estas leyes, que condenó a 25 años de prisión al represor Julio Simón por delitos de lesa humanidad. La decisión del gobierno de ceder el predio de la Escuela de Mecánica de la Armada (ESMA), el principal centro de detención ilegal de la dictadura, para construir un Museo de la Memoria, fue aplaudida por la opinión pública.

La investigación de las violaciones a los derechos humanos durante el régimen militar siguió adelante, concretándose en la detención y condena de numerosos responsables. Pese al compromiso asumido por el gobierno de Kirchner, los fantasmas de la dictadura parecieron resurgir y la confianza de la ciudadanía sufrió un duro revés el 18 de septiembre de 2006, a raíz de la desaparición de Jorge Julio López, de quien no se halló rastro. Este trabajador de la construcción había testificado contra Miguel Etchecolatz, un alto mando de las fuerzas de seguridad cuando el país estaba bajo el gobierno militar, que había sido condenado a cadena perpetua. El 27 de diciembre del mismo año sufrió un destino similar Luis Gerez, tras testificar contra un ex policía acusado de crímenes de lesa humanidad. Afortunadamente, Gerez apareció vivo dos días después, pero con señales de haber sido torturado. El presidente Kirchner acusó del secuestro a elementos paramilitares y parapoliciales deseosos de amedrentar a la población.

Si bien hacia 2005 la prensa y la oposición destacaron algunos factores que empañaban la espectacular recuperación económica del país, como la conflictividad laboral, las tarifas de los servicios públicos o la inflación, estos problemas no fueron obstáculo para que la ciudadanía diera el apoyo a Kirchner en las elecciones legislativas celebradas en octubre de ese año, a fin de renovar la mitad de la Cámara de Diputados y un tercio del Senado. Planteados como un plebiscito en apoyo de la política gubernamental, los comicios constituyeron un claro aval a la gestión del presidente. Ya fuera solo o en alianza, el Frente para la Victoria obtuvo el 40 por ciento de los votos y consiguió sólidos triunfos en 16 de las 24 provincias. En la provincia de Buenos Aires, Cristina Fernández de Kirchner, esposa del presidente y primera candidata al Senado, obtuvo el 46 por ciento de los sufragios, sacando 26 puntos de ventaja sobre su rival, la también peronista Hilda Duhalde.

La recuperación económica

Kirchner estableció un frente común con Brasil para reflotar el Mercosur y renegoció el pago de la deuda externa con el FMI y otros organismos financieros internacionales en términos hasta entonces inéditos, logrando que, en febrero de 2004, en la XII Cumbre del G-15 celebrada en Venezuela, se reconociese la tesis de que la deuda internacional era impagable sin desarrollo. De acuerdo con esta línea de pensamiento, defendió, con el apoyo del Brasil del presidente Lula da Silva, la necesidad de una política continental común para tratar con la Unión Europea y Estados Unidos, oponiéndose a los intentos estadounidenses de imponer su propio mercado continental. El rechazo a la política comercial proteccionista de Estados Unidos y al ALCA se escenificó en la V Conferencia ministerial de la OMC, celebrada en Cancún (México) en septiembre de 2003, y en la IV Cumbre de las Américas, que tuvo lugar en noviembre de 2005, en Mar del Plata.

Después de sacar al país de la cesación de pagos considerada la más grande de la historia económica mundial, uno de los mayores éxitos del gobierno fue la renegociación de la deuda externa con el FMI y otros organismos financieros, al realizarse en términos hasta entonces inéditos. La deuda con los acreedores privados ascendía a 81.800 millones de dólares, de los cuales, entre enero y febrero de 2005, se canjearon 62.200 millones, o sea el 76 por ciento del total de la deuda, con una quita de 27.700 millones sobre el valor nominal de la misma. Se trataba del mayor procedimiento de canje y con la más alta quita a los acreedores de la historia económica. El artífice de la exitosa operación fue el ministro de Economía, Roberto Lavagna, designado durante el gobierno de Eduardo Duhalde y confirmado en el cargo por Kirchner. No obstante, las crecientes discrepancias entre ambos culminaron en noviembre de 2005 con el desplazamiento de Lavagna y su reemplazo por Felisa Miceli, lo que no cambió las líneas de la política económica. En enero de 2006 el gobierno argentino pagó por anticipado el total de la deuda con el FMI, que ascendía a 9.530 millones de dólares, recurriendo a las reservas del Banco Central, que en ese momento sumaban más de 28.800 millones. La medida, destinada a ganar independencia política, fue duramente criticada por la oposición, pero un año después las reservas se habían recuperado e incluso superado.

El nuevo rumbo económico que había tomado el país al salir de la crisis se afianzó en los cuatro años de gobierno de Kirchner. Los logros de la política económica se tradujeron por un lado en un superávit comercial récord, gracias a las exportaciones que llegaron a su máximo histórico, y por otro, en una relativa mejora de los indicadores sociales. Después de la espectacular caída del PIB en 2002 de casi el 11 por ciento, en 2003 se experimentó una notable recuperación que alcanzó el 8,8 por ciento, debido sobre todo al crecimiento del consumo privado y de las exportaciones. Esta tendencia se consolidó en los años sucesivos.

Esta etapa de expansión se centró en el papel dinamizador de las exportaciones. Argentina volvió a exportar con ímpetu al exterior, especialmente a Brasil, México, Chile, Venezuela, Europa y China. En 2007 las exportaciones alcanzaban su tope histórico, al ascender a 55.301 millones de dólares, un 18 por ciento más que en 2006, y la balanza comercial acumulaba un saldo positivo de 11.400 millones de dólares, lo que representaba la duplicación de las ventas externas durante los años de gobierno de Kirchner. Aunque el núcleo de las exportaciones continúa integrado por los productos agropecuarios y agroindustriales, se fueron incrementando de forma relevante el papel de los bienes manufacturados, y, como elementos novedosos, del turismo receptivo y, en menor medida pero apuntando una tendencia interesante, de los servicios y productos informáticos y los profesionales y técnicos.

Los pilares de la recuperación económica fueron primordialmente el agro, la industria, la construcción y el sector financiero, alza que se vio acompañada por el empuje en la inversión privada. La reactivación impulsó a su vez la recuperación del mercado laboral: el número de trabajadores contratados aumentó especialmente en la actividad motora del crecimiento, la construcción, seguida por la industria metalúrgica, los hoteles y los servicios inmobiliarios. Si en mayo de 2002 la desocupación alcanzaba al 21,5 por ciento de la población económica activa, su máximo histórico, a partir del año 2003 comenzó a registrarse un ritmo de descenso importante. En 2007 el índice de desempleo había descendido al 8,7 por ciento.


Kirchner y su esposa, Cristina Fernández de Kirchner

Tras hacer pública su decisión de no postularse a la reelección presidencial, Néstor Kirchner cedió su plaza de candidato a su esposa, Cristina Fernández de Kirchner, quien ganó los comicios presidenciales de octubre de 2007 y se convirtió así en la primera presidenta electa de la Argentina. Entretanto, Kirchner intensificó su actividad en el seno del Partido Justicialista. En las elecciones legislativas celebradas el 28 de junio de 2009, Kirchner se presentó como primer candidato de la lista Frente Justicialista por la Victoria a diputado nacional por la provincia de Buenos Aires. Al conocerse la derrota sufrida por la formación, que sólo logró el 32,1 % de los votos, renunció a la presidencia del Partido Justicialista, cargo que reasumió el 10 de marzo de 2010, un mes después de ser operado por una afección en la arteria carótida. Kirchner, que no había descartado volver a presentarse como candidato a la presidencia de Argentina en los comicios de 2011, fue designado secretario general de la Unión de Naciones Suramericanas (UNASUR) el 4 de mayo de 2010, pocos meses antes de su fallecimiento.

Alberto Lovera

 

Profesor y dirigente político venezolano de izquierda, secretario general del PCV.

 

El 17 de octubre de 1965 aproximadamente a las 18:00 horas Alberto Lovera es detenido frente a la plaza de Las Tres Gracias por funcionarios de la DIGEPOL del gobierno adeco de Raúl Leoni y trasladado a las instalaciones de esa policía en "Los Chaguaramos", donde fue visto por otros presos, algunos de los cuales declararon posteriormente que el auto de Lovera, un "Mercedes Benz" color azul, se hallaba aparcado en el estacionamiento del organismo represivo.

Luego que lo secuestran comienzan a torturarlo durante nueve días consecutivos, hasta que lo asesinan. El 27 de octubre de 1965, apareció sumergido su cuerpo en las aguas aledañas a la playa de Lecherías, en Puerto La Cruz, estado Anzoátegui.Tenía una cadena amarrada a su cuerpo de la cual pendía un peso para mantenerle sumergido, sin embargo, el cadáver se vino en las redes de un pescador oriental.

 

El cadáver de Alberto Lovera tenía la cara y las manos destrozadas totalmente, para evitar ser identificado a través de sus facciones, estudios dentales o a través de sus huellas digitales. Sin embargo, la medicatura forense después de analizar detalladamente los despojos, logró determinar que éstos pertenecían al dirigente político.

Homenaje

  • El cantor del pueblo Alí Primera compuso una canción en su honor titulada "Alberto Lovera hermano".
"Saliste del mar encadenado
culpando, a los que te mataron"
"Alberto tú no estás muerto
aunque los que te mataron
andan caminando y sueltos".
"Alberto Lovera hermano
tu muerte será vengada"
c ali-Alberto Lovera.mp3
Archivo de audio MP3 1.7 MB
 
   

¿Cómo surgen las leyendas? ¿Cómo nació la agente secreta Tania?

Según el testimonio poco divulgado de Ulises Estrada Lescaille —oficial de la Inteligencia cubana y cercano colaborador del Che—, la historia de Tamara Bunke Bider, nacida en Buenos Aires, Argentina, el 19 de noviembre de 1937, comienza cuando el propio Comandante Guevara le encomienda seleccionar a una mujer para una misión muy especial.

El también autor del libro Tania la guerrillera y la epopeya sudamericana del Che, publicado en inglés por la editora Ocean Press bajo el título Undercover in Bolivia with Che, refiere:

«A Tania la conocí cuando me mandaron a investigar a tres argentinas. La propuesta del Che, para un trabajo que yo no conocía, fue Tania. Él la había conocido en Alemania, en actividades de la Federación Mundial de Juventudes Democráticas, y le pareció que servía para esta actividad.

«Nosotros investigamos, en Cuba y en Argentina, a Tania, a Isabel Larguía y a Lidia Guerberof, que era una pianista argentina, una gente de posiciones muy revolucionarias. Por las condiciones de Tania para esta actividad, decidimos proponerle al Che la misma persona que él había propuesto, y así se hizo.

«Primero se pensaba que Tamara fuera a crear un aparato urbano de apoyo a la guerrilla argentina encabezada por Masseti. Al fracasar aquel, el Che decidió que Tamara fuera quien organizara el aparato urbano que apoyaría a la guerrilla de Bolivia que él iba a dirigir.»

Así, en una madrugada habanera del mes de marzo de 1963, nacía la agente de la Seguridad del Estado Tania.

Tamara Bunke Bider, la hija de Erick y Nadia, emigrados comunistas alemanes, comenzaba así a cumplir el mayor anhelo de su vida: «dedicarse por completo al servicio de la Revolución».  

MISIÓN CUMPLIDA CON BRILLANTEZ

En La Paz, capital de Bolivia, hacia donde parte en octubre de 1964, la agente Tania —para todos la bella etnóloga argentina Laura Gutiérrez Bauer— cumple con pulcritud y brillantez la delicada misión encomendada.

No solo logra establecerse sólidamente, sino, incluso, se vincula con los más altos círculos de poder bolivianos. Hasta se hizo retratar en una ocasión con algunos de ellos, como el caso del entonces presidente René Barrientos, en la que aparece a su lado.

En mayo de 1966 realiza el añorado contacto personal con los cubanos cuando se entrevista con Ricardo Martínez Tamayo (Papi), quien le trasmite las órdenes del Che.

Concluían dos años de larga y dura espera. De actuación solitaria y difícil.

A partir de ese momento, la joven argentino-alemana, de piel muy blanca y ojos verdes, serviría de eficaz y cariñosa anfitriona al núcleo inicial de la guerrilla, y con su agradable trato causa a todos una excelente impresión.

Por esos meses atiende delicadas y arriesgadas misiones encomendadas por el Che, y a instancias suyas realiza con éxito un viaje secreto a su Argentina natal, tierra que no visitaba desde hacía 15 años.

Del Diario del Guerrillero Heroico son estos apuntes fechados el 1 de enero de 1967: «...precisé el viaje de Tania a la Argentina para entrevistarse con Mauricio y Jozami y citarlos aquí...»

El 21 de marzo de 1967 se incorpora definitivamente a la guerrilla. Comenzó, entonces, la compleja vida de una mujer, la única entre tantos hombres, en la agreste selva boliviana. Duros meses caracterizados por el hambre, el cansancio y la constante hostilidad enemiga.

Cae enferma, con fiebre alta, a pesar de lo cual se mantuvo animosa en la marcha, útil en el campamento, y valiente en los combates. Existen testimonios del enemigo que señalan que una inconfundible voz de mujer se escuchaba enérgica, en medio del fragor del tiroteo,  conminándolos a rendirse.

Enviada por órdenes del Che al grupo de la retaguardia, asume con estoicismo

 
   

las penurias más extremas. Traicionados por el campesino Honorato Rojas, caen en una emboscada cuando intentan cruzar el río Ñancahuazú. Era el último día de agosto de 1967.

Tania recibe un disparo mortal, y su cuerpo es arrastrado aguas abajo por la corriente. Siete días después, hallan su cadáver en una de las orillas.

CONTRA UN TENDENCIOSO INFUNDIO

Se trata de la acusación de los supuestos amoríos de Tania con el Che. Infundio que cobró fuerza en un libro escrito por el diplomático argentino Abel Bosse, titulado Los cuadernos de Praga, y que un testigo de excepción como Ulises Estrada Lescaille, compañero de cuarto del Comandante Guevara durante su estancia en la capital de Checoslovaquia, desmiente categóricamente:

«Este señor, Posse, no me merece ninguna confianza y sinceramente dudo de sus intenciones. Una vez se apareció en Cuba, en mi casa, para que yo le contara el supuesto romance de Tania y Ernesto Guevara.

«Yo le expliqué que ella y el Che nunca se habían encontrado ni estuvieron juntos en Praga, que no habían tenido un romance. Tania sentía un alto respeto por el Che como dirigente revolucionario, y no desde el punto de vista amoroso.

«Le dije que era mentira lo que él estaba diciendo, que no podía escribirlo porque resultaba falso. Y este señor me contestó que eso el público quería conocerlo, y que en definitiva era una novela... Cuando me dijo eso, lo invité a irse de mi casa.»  Otros autores han propalado también esa calumnia. Uno de ellos, el soviético José Lavreski, hizo que el padre del Che, don Ernesto Guevara Lynch, escribiera una interesante carta al profesor villaclareño Arístides Rondón Velázquez, amigo personal suyo, para desmentir tal cobardía.

Gracias otra vez a la gentileza de Arístides, amante apasionado de la historia y por entonces director de la escuela primaria Frank País, del municipio de Santo Domingo, quien en la actualidad funge como historiador y presidente de la Cátedra Ernesto Guevara del Instituto Superior Pedagógico Félix Varela, Vanguardia expone a sus lectores el contenido íntegro de la misiva, inédita hasta hoy.

La Habana, abril 1 de 1986
Sr. Arístides Rondón Velázquez
Calle 8 no. 36  Washington
Sto. Domingo. Villa Clara

Estimado compañero:
Acuso recibo de su carta del 20 de marzo de 1986, que contesto:

El libro de —espacio en blanco, NA— ha sido leído por varios millones de personas en la URSS; y ya fue corregido por haber maltratado a Tania la Guerrillera en su libro. La mamá de Tania, Sra. Bunke, me leyó una carta que le mandó ella a uno de los principales dirigentes soviéticos, quejándose amargamente de lo que Lavreski decía en su libro, que entre otras cosas decía, o daba a entender, que había sido amante del Che, todo lo cual era una mentira que escrita por un soviético era una mentira peligrosa.

La Sra. Bunke, un par de meses después, me leyó una comunicación de ese dirigente donde decía que ordenaba la detención de la venta del libro hasta que se corrigiera ese infundio. Y me inducía a que yo también me quejara a dicho dirigente con respecto a las mentiras de Lavreski. No lo hice entonces, y no sé si lo haré ahora. Le explico: hay un viejo dicho que dice «si te paras a escuchar los ladridos de los perros, no llegarás nunca a tu destino», ese dicho es muy bueno, y los perros que ladran para ensuciar el nombre del Che son demasiados, vale decir, habría que dedicar demasiado tiempo a responder esos ladridos. He estado en varios países de Europa, y todas las mentiras que he leído en muchos libros, contestarlas equivaldría a no hacer otra cosa y el resultado sería nulo, porque las mentiras están avaladas por la CIA. Además, recuerda que LA MENTIRA CORRE UN AÑO, LA VERDAD LA ALCANZA EN UN DÍA, y esto significaría una batalla nada menos que contra la CIA, el tiempo acabará con toda esa inmundicia. Pero la verdad es que en el caso de Lavreski, que se titula comunista y vive en la URSS, sus mentiras, aunque no son para hacer peligrar el pedestal donde se halla mundialmente la figura del Che, el no contestarlas tal vez no sea lo más razonable.

Espero su visita para hablar más sobre esto y de otras cuestiones.

Va un abrazo

Ernesto Guevara Lynch

EPÍLOGO
Los restos de la inmortal guerrillera descansan en Santa Clara en el memorial que guarda los de su jefe y demás compañeros de lucha en Bolivia.

Su ejemplo ha servido de acicate a la mujer villaclareña para nuevos retos y combates.

Queden para la posteridad estos versos escritos por Tania en la Cuba revolucionaria de los años 60.

¿Dejar un recuerdo
con el que irme, cual flores que fenecen?
¿Nada será mi nombre alguna vez?
¿Nada dejaré en pos de mí en la tierra?
Al menos flores, al menos cantos.
¿Cómo ha de obrar mi corazón?
¿Acaso en vano venimos a vivir,
a brotar en la tierra?

El 31 de agosto de 1967 cayó en la emboscada de Vado de Yeso Haydée Tamara Bunke Bider (Tania), única mujer que estuvo con el Che en su epopeya boliviana.

Moría la joven de cabellos rubios, de niña Ita, que con orgullo supo llevar siempre su condición de comunista y revolucionaria sin tacha, aun nombrándose Marta Iriarte o Laura Gutiérrez Bauer.

Fabricio Ojeda 1929-1966

 

Fabricio Ojeda Periodista y guerrillero venezolano nacido en Boconó el día 6 de febrero de 1929 y asesinado [«suicidado»] en Caracas, en los calabozos del Servicio de Inteligencia de las Fuerzas Armadas (SIFA) el 21 de junio de 1966.

Periodista de La Calle, El Heraldo y El Nacional, representando a la Unión Republicana Democrática URD, alcanzó gran protagonismo en 1958 como Presidente de la Junta Patriótica (singular movimiento integrador nacional por encima de intereses particulares e ideológicos) que logró terminar política y militarmente con la dictadura que el teniente coronel Marcos Pérez Jiménez había establecido en Venezuela al asumir la Presidencia de la República en diciembre de 1952, y que supuso su derrocamiento por parte de las Fuerzas Armadas y su huida en el avión Vaca Sagrada hacia la República Dominicana el 23 de enero de 1958. Fabricio Ojeda realizó entonces la primera alocución pública tras producirse el vacío de poder, llamando a la tranquilidad patriótica: «Este no es el momento de la venganza.»

Tres días antes, el 20 de enero de 1958, ya se había producido el «pacto de Nueva York» [en presencia de Maurice Bergbaum, jefe de Asuntos Latinoamericanos del Departamento de Estado de los Estados Unidos del Norte de América] entre Rómulo Betancourt (de la socialdemócrata Acción Democrática AD), Rafael Caldera (del socialcristiano Comité de Organización Política Electoral Independiente COPEI) y Jóvito Villalba (de la nacionalista Unión Republicana Democrática URD), por el que los representantes de estos tres partidos sellaban su solidaridad frente a la tiranía militar de Pérez Jiménez, pero marginando, de paso, al también opositor Partido Comunista de Venezuela. Acuerdo reafirmado el 31 de octubre de 1958 en el «pacto de Punto Fijo» –nombre de la residencia de Rafael Caldera– cuando se comprometieron a respetar el resultado electoral y establecer un gobierno de unidad nacional (segundo pacto del que expresamente se orilló al Partido Comunista de Venezuela, pese a que había formado parte de la Junta Patriótica).

En las elecciones generales de 1958, de las que resultó elegido presidente Rómulo Betancourt (1959-1964), fue elegido Fabricio Ojeda diputado, de la URD, al Congreso Nacional, por el Distrito Federal. Se cumplió el pacto de Punto Fijo, el gabinete Betancourt lo formaron adecos, copeyanos y urredistas, y el tripartito se repartió entre su militancia cargos y gobernaciones... hasta que la URD se retiró del gobierno y del pacto en 1962, año en el que surgen las primeras guerrillas organizadas de Venezuela en el siglo XX, inspiradas por el ejemplo triunfante de la revolución cubana.

Fabricio Ojeda, maestro, periodista y diputado, estudioso de la independencia de Cuba y admirador de la revolución cubana (que conoció directamente en sus primeros meses, al residir un tiempo en Cuba en 1960), renunció a sus cargos en 1962 y se unió a las guerrillas. Ese mismo año de 1962 apareció publicado en La Habana su libro Presencia revolucionaria de Martí. Se hizo famosa su carta de renuncia como diputado, de 30 de junio de 1962:

«Señores Presidente, Vicepresidente y demás miembros de la Cámara de Diputados. Palacio Legislativo. Caracas. Distinguidos colegas:
En el primer aniversario de la suspensión de las garantías Constitucionales, un grupo de estudiantes de la Universidad Central y yo, hicimos una promesa de extraordinaria significación. Estábamos en el Cementerio General del Sur, frente a la tumba de Alberto Rudas Mezzone –uno de los tantos jóvenes caídos en la lucha por la libertad–, allí levantamos las manos y las voces y juramos: que el sacrificio de nuestros mártires no sería en vano. Juramos continuar sus pasos y cumplir su obra, para que la sangre derramada retoñase en nueva vida para el pueblo.
Y desde entonces comenzamos a prepararnos para el cumplimiento irrenunciable. Con este objetivo, redimir al pueblo haciendo honor al sacrificio de sus mártires, hemos trabajado sin descanso, hemos luchado sin cesar. Ahora a mí, solo me queda, como decía un insigne pensador latinoamericano [José Martí], "cambiar la comodidad por la miasma fétida del campamento, y los goces suavísimos de la familia por los azares de la guerra, y el calor del hogar por el frío del bosque y el cieno del pantano, y la vida muelle y segura por la vida nómada y perseguida y hambrienta y llagada y enferma y desnuda".
Es por ello, colegas Diputados, que vengo ante ustedes a expresar la decisión de dejar el Parlamento –este recinto que pisé por voluntad del glorioso pueblo caraqueño, hoy oprimido y humillado–, para subir a las montañas e incorporarme a los compañeros que ya han iniciado el combate y con ellos continuar la lucha revolucionaria para la liberación de Venezuela, para el bienestar futuro del pueblo, para la redención de los humildes.
Estoy consciente de lo que esta decisión implica, de los riesgos, peligros y sacrificios que ella conlleva; pero no otro puede ser el camino de un revolucionario verdadero. Venezuela –lo sabemos y los sentimos todos–, necesita un cambio a fondo para recobrar su perfil de nación soberana, recuperar los medios de riqueza hoy en manos del capital extranjero y convertirlos en instrumento de progreso colectivo. Necesitamos un cambio a fondo para liberar al trabajador de la miseria, la ignorancia y la explotación; para poner la enseñanza, la técnica y la ciencia al alcance del pueblo: para que el obrero tenga trabajo permanente y sus hijos amparo y protección. Venezuela, en fin, necesita un cambio profundo para que los derechos democráticos del pueblo no sean letra muerta en el texto de las leyes; para que la libertad exista y la justicia impere; para que el derecho a la educación, al trabajo, a la salud y al bienestar sean verdaderos derechos para las mayorías populares y no privilegios de escasas minorías. Pero nada de esto podrá lograrse en un país sub-desarrollado y dependiente, como el nuestro, sino a través de la acción revolucionaria que concluya con la conquista del Poder Político por parte del pueblo. De otra manera, tanto los instrumentos de poder, como los medios de riqueza, continuarán en manos de los monopolios internacionales y de las castas oligárquicas del país, con la consiguiente explotación de los trabajadores, la proliferación del hambre y la miseria y el abandono permanente del pueblo. Esta situación precisa una transformación estructural que cambie el sistema formalista de la democracia por la efectiva realización de la misma: es decir, que arrase con todo lo podrido, con todo lo injusto, con todo lo indigno de nuestra sociedad y en su lugar erija una nueva vida de justicia y libertades.
A estas alturas de la historia, cuando un vendaval de renovación sacude al mundo, los venezolanos no podemos permanecer aferrados a una vida política, sin perspectivas de futuro y que mantiene al país sumergido en el subdesarrollo económico, en el atraso crónico y al pueblo, doblegado bajo el peso constante de la miseria y la ignorancia y el hambre. Venezuela es un país privilegiado por la naturaleza. Las entrañas de su tierra están pobladas de riqueza y sobre la superficie crecen montañas de dinero. Pero estas riquezas y este dinero sólo van a parar a los bolsillos de los grandes tiburones de la política nacional e internacional, mientras que el pueblo, dueño de ellas, se debate entre la angustia de no poseer nada y el dolor de su precaria situación económica. Este país, donde se produce tres millones de barriles de petróleo diariamente y mas de veinte millones de toneladas de hierro cada año, donde las empresas extranjeras que lo explotan acusan utilidades que sobrepasan los mil quinientos millones de bolívares anuales, vive un drama terrible con centenares de miles de obreros sin trabajo, con centenares de miles de campesinos sin tierra, con centenares de miles de niños abandonados y sin escuelas, con centenares de miles de analfabetos, con legiones de indigentes que escarban en los desperdicios en busca de alimentos y centenares de miles de hombres y mujeres sin techo que se arrastran hacinados en ranchos insalubres, sin la menor protección social, sanitaria o económica. Este país que es el mas rico de toda la América Latina, muestra ante los ojos angustiados de su gente, un panorama de males y penurias que se ahonda en la existencia misma de grandes contradicciones: mientras unos lo tienen todo, comodidades, lujos, placeres y bonanza; otros nada poseen, ni nada les espera, a no ser la muerte en la mas completa pobreza. Mientras unos tienen en bancos y cajas fuertes millones de bolívares, otros carecen de recursos mas elementales de la vida humana. Mientras unos pueden mandar a sus hijos a los mejores colegios, otros tienen que resignarse a ver a los suyos crecer en la ignorancia. Mientras unos viven como parásitos, sin trabajar ni producir, otros no encuentran donde colocar su fuerza de trabajo. Mientras unos ven a sus mujeres dar a luz en clínicas lujosas, otros, los más, tienen que conformarse con verlas parir como animales en sus ranchos inmundos.
Consecuencia de esta firme convicción, resultado de ese análisis, es la decisión que he tomado de combatir con las armas en la mano, como lo hace el pueblo cuando quiere conquistar la libertad, y buscar en la acción revolucionaria la solución de nuestros grandes problemas, y lograr para el pueblo una vida nueva, distinta a la precaria existencia que ha llevado durante siglo y medio de República injusta. Esta decisión me honra y compromete, a la par que me satisface. Igual camino han tomado en épocas y países distinto los mas notables hombres de la humanidad. Igual decisión tuvieron que tomar nuestros Libertadores frente a una Patria colonizada, frente a un pueblo esclavizado. Ellos, los forjadores de nuestra nacionalidad, nos trazaron el camino y nosotros hemos de continuarlo con iguales, sacrificios, con los mismos riesgos y la misma fe, para despedazar las nuevas cadenas del dominio extranjero y garantizar la plena independencia nacional.
Esta es nuestra decisión, este nuestro camino. Vamos a las armas con fe, con alegría, como quien va al reencuentro de la Patria preferida. Sabemos que con nosotros está el pueblo, el mismo que en todas las épocas memorables ha dicho presente ante todo lo noble, ante todo lo bueno, ante todo lo justo.
Nuestra decisión de incorporarnos a los estudiantes, obreros y campesinos que hacen la guerra de guerrillas en Falcón, Portuguesa, Mérida, Zulia, Yaracuy, obligados por la brutal represión del gobierno que amenaza con la muerte, la tortura y la cárcel a quienes se oponen a sus designios, obedece a la firme convicción de que la política de las camarillas que ejercen hoy el Poder no muestran ningún ánimo para dar soluciones a la crisis política venezolana a través del dialogo y la senda electoral. Toda la maquinaria oficialista ha sido desde ya colocada al servicio de los grupos exclusivos que forman la intimidad del actual Presidente y sin espíritu de servicio a la Patria y al Pueblo, tales grupos han privado a los venezolanos de sus mas elementales derechos y desde ahora preparan el fraude que les permite perpetuarse en el Poder, a usanza de todos los gobiernos despóticos que el país ha padecido.
Esperar que esta burla sangrienta se consagre sin mengua de la propia dignidad, no sólo es cobardía, es alentar falsas ilusiones cuyas consecuencia serían fatales para nuestro desarrollo democrático. Ya el grupo que gobierna ha demostrado hasta la saciedad que sólo conoce el método de la violencia, el camino de la ilegalidad. Frente a su soberbia, no cabe otra actitud para aceptar al reto y disponerse a combatirlo con sus mismos métodos, para que los venezolanos puedan, libres del Gobierno de Betancourt, libres de sus odios e intrigas, de su corrupción e incapacidad, de su politiquería y pequeñez moral, de su sectarismo y maldad, darnos un gobierno verdaderamente nacional, respetuoso de la ley democrática, fiel servidor del pueblo y leal a la independencia y soberanía nacionales.
Hacemos armas contra la violencia, la represión, las torturas, el peculado. Tomamos las armas contra las depravaciones y la traición. No lo hacemos por romántica concepción de la lucha ni sometidos a otra decisión que a la nuestra, sólo comprometida con Venezuela. No hacemos la guerra contra las Fuerzas Armadas, en su conjunto, en cuyo senos nos consta por experiencia personal y por la acción conjunta que libramos en Enero del 58, se han formado Oficiales cuya única ambición es también la nuestra: ser útiles a la Patria y servir a su grandeza y soberanía. Y porque la inmensa mayoría de los clases y soldados pertenecen a las clases humildes, a las familias sin pan, ni tierra, ni libertad. Y si algunas de sus jerarquías han sido colocadas como ciego e incondicional instrumento personalista del grupo de Rómulo Betancourt, ello no puede ocultarnos que más temprano que tarde civiles y militares nos encontraremos juntos en un mismo propósito fraternal y patriótico. Evidencia de esta afirmación es la reciente "Sublevación de Carúpano" [4 de mayo de 1962] y "la heroica acción de Puerto Cabello" [2 de junio de 1962], donde Oficiales de limpia trayectoria como Jesús Molina Villegas, Pedro Medina Silva y Manuel Ponte Rodríguez supieron dar un paso al frente de la historia, antes de vivir en la ignominia. Allí se demostró como en el seno de las Fuerzas Armadas hay hombres que sienten la Patria en su exacta dimensión y que inspirados en las lecciones de Bolívar, siguen su ejemplo de valor, de nobleza y patriotismo y como este Gobierno llega hasta el bombardeo de ciudades abiertas, al genocidio, para tratar de conservar una situación ya insostenible. El comino trillado por ellos habremos de continuarlo para que al salir de la prisión gloriosa, los Oficiales, clases, soldados y civiles de la heroica acción de Carúpano y Puerto Cabello, puedan vivir dentro de una Patria nueva, como la que hemos soñado todos y por la cual ellos combatieron. No hacemos las armas contra el Ejército, la hacemos contra quienes sirven a los monopolios extranjeros causantes de nuestra pobreza; hacemos la guerra, contra los asesinos de estudiantes, de obreros, de campesinos; hacemos la guerra contra los que roban y comercian a nombre de una democracia falsa; hacemos la guerra contra los que siembran el hambre, la angustia y el dolor en la familia venezolana; hacemos la guerra contra una vida de corrupción, de odios y de intrigas; en fin, hacemos la guerra para que la aurora de la libertad y la justicia resplandezca en el horizonte de la Patria. [...]
La defensa del Parlamento independiente corresponde a todos y la defensa de la Constitución es un deber irrenunciable. Por ello cuando hacemos armas contra este gobierno, las hacemos por la restitución constitucionalidad democrática, por la Cámara de Diputados escarnecida y atropellada, por la independencia de los poderes públicos, por la democracia y la justicia.
Convoque, pues señor presidente, al suplente respectivo porque yo he salido a cumplir el juramento que hice ante ustedes de defender la Constitución y las leyes del país. Si muero no importa, otros vendrán detrás que recogerán nuestro fusil y nuestra bandera para continuar con dignidad lo que es ideal y saber de nuestro pueblo. ¡Abajo las cadenas! ¡Muera la opresión! ¡Por la Patria y por el Pueblo! ¡Viva la Revolución!»

 

Fabricio Ojeda fue uno de los fundadores de las Fuerzas Armadas de Liberación Nacional FALN, constituidas formalmente el 1º de enero de 1963 (al agruparse el Frente José Leonardo Chirinos –Douglas Bravo, Elías Manuitt Camero–, el Movimiento 2 de Junio –comandante Manuel Ponte Rodríguez, capitán Pedro Medina Silva–, la Unión Cívico Militar –teniente coronel Juan de Dios Moncada Vidal, comandante Manuel Azuaje–, el Movimiento 4 de Mayo –capitán Jesús Teodoro Molina, comandante Pedro Vargas Castellón– y el Comando Nacional de Guerrilla). En las guerrillas llegó a obtener el grado de comandante y presidió el Frente de Liberación Nacional FLN en el distrito Argimiro Gabaldón.

Detenido fue sentenciado por un Consejo de Guerra a 18 años de presidio por Rebelión Militar. Pero recluido en la cárcel de Trujillo logró fugarse en compañía de otros compañeros. Apresado de nuevo en junio de 1966 en Caracas, fue asesinado cuatro días después (aunque en la versión oficial se aseguró suicidio).

http://www.filosofia.org/ave/001/a231.htm

Por Jorge Gómez Barata
Puerto Rico, 28 de septiembre 2005

 

Todo Puerto Rico en un puertorriqueño

 

JPEG - 10.2 ko
Filiberto Ojeda Ríos

Los revolucionarios nunca han sido mayoría ni han tenido a su favor la correlación de fuerzas. Caer en combate es un riesgo calculado. Filiberto Ojeda Ríos, eligió morir combatiendo frente a enemigos que, sabiéndolo herido, intentaron humillarlo dejándolo morir desangrado.

 

Trescientos efectivos del FBI contra un hombre de 72 años, enfermo del corazón que además trató de proteger a su mujer.

 

Doblegado por la edad, por los rigores de 15 años de clandestinidad y persuadido de que la lucha por la independencia podía seguir otros derroteros, Ríos había depuesto su beligerancia activa. No era ya un peligro para los norteamericanos, era algo más : un símbolo y los símbolos no se matan. Por eso trataron de empequeñecerlo dejándolo morir inerme, como él no hubiera querido.

 

Músico de profesión, Ojeda Ríos se destacó entre los luchadores por la independencia de Puerto Rico por la que luchó a los largo de casi 50 años. El 12 de septiembre de 1983, en Connecticut, encabezó el comando que asaltó un camión blindado de la Wells Fargo, apropiándose de siete millones de dólares. Las autoridades estadounidenses aceptaron como atenuante que el dinero se empleó en la lucha por la independencia de Puerto Rico y no para lucro personal.

 

Juzgado y condenado a 55 años de prisión. En 1990 se deshizo del dispositivo de seguridad electrónico con el que se controlaba su desplazamiento, pasando a la clandestinidad. El único mandato con que contaba el FBI, contra él era una orden de arresto emitida por un Tribunal de Distrito. La envergadura de la operación y la violencia conque se efectuó la operación fueron desproporcionadas.

 

Después del tiroteo en el que Ojeda resultó herido, el FBI mantuvo el cerco a la vivienda durante horas, tiempo en el que el herido se desangró.

 

Tan escandalosa fue la actuación del FBI que el gobernador Aníbal Acevedo Vilá anunció que pedirá a las autoridades federales una investigación sobre la forma en que se llevó a cabo el operativo y las circunstancias de la muerte de Ojeda Ríos. Por primera vez un gobernador coincide con el movimiento independentista.

 

La autopsia practicada por patólogos del Instituto de Ciencias Forenses en San Juan y presenciada por el doctor Héctor Pesquera, representante de los familiares, confirmó que la herida recibida por Ojeda no era suficiente para matarlo instantáneamente, por lo que se puede presumir que de haber recibido asistencia medica pudo haber sobrevivido.

 

La muerte de Filiberto Ojeda Ríos ha conmocionado a la sociedad boricua que, cualquiera sea su posición ante la independencia de la Isla, evidencia su respeto hacía el combatiente caído.

 

El derecho de los puertorriqueños a luchar por su independencia es una prerrogativa inalienable y una continuidad de lo que en el pasado hicieron los hijos de todas las repúblicas iberoamericanas, apoyarlos es un compromiso de principio. No importa que sean minoría. Mientras exista un puertorriqueño que quiera la libertad y luche por ella, en él estará Puerto Rico.

 

Biografía :

 

Filiberto Ojeda nació el 26 de abril de 1933 en Nagüabo, Puerto Rico. Sus intereses durante su juventud fueron la musica ; tocaba trompeta y guitarra. En 1961 se muda junto a su familia a la isla de Cuba donde se une al Directorio Genral de Inteligencia-el servicio de inteligencia y espionaje cubano. Un año más tarde regresa a Puerto Rico, alegadamente a espiar en asuntos militares norte-americanos.

 

En 1967 funda y dirije el Movimiento Independentista Revolucionario Armado (MIRA) que aspiraba a descolonizar a Puerto Rico mediante el uso de tácticas terroristas. La organización fue descubierta y desbandada por la policía durante la decada de los setenta y Ojeda fue arrestado. Al salir de prisión, Ojeda funda en Nueva York el Frente Armado de Liberación Nacional (FALN), junto a ex-miebros del MIRA. En 1977, el nombre del FALN es cambiado al de el Ejército Popular Boricua-mejor conocidos como "Los Macheteros".

 

En 12 de septiembre de 1983, los Macheteros se apropiaron de alredor de 7 millones de dólares al asaltar y robar un camión de la Wells Fargo. Parte de este dinero alegadamente era usado para costear los gastos de los Macheteros. Ojeda Ríos intercambió disparos con miembros de la policía durante el intercado.

 

Ojeda fue arrestado durante el final de la década de los ochenta en conexión con este y otros crímenes. Un jurado puertorriqueño lo encontró inocente en 1989 por cargos de resistir a un arresto. No obstante, el Gobierno Federal devolvió a Ojeda a la libre comunidad pero este tenía que llevar un Grillete Electrónico y reportarse continuamente a las autoridades. El 23 de septiembre de 1990, Ojeda se quita el grillete ilegalmente y vuelve al clandestinaje. Dió varias entrevistas a periodistas puertorriqeños desde sus escondites en Puerto Rico pero nunca fue hallado por las autoridades federales.

 

Muerte

 

El 23 de septiembre de 2005 un grupo de agentes federales (FBI) rodearon una residencia en Hormigueros, Puerto Rico donde aparentemente se escondía el líder independentista. Los agentes impidieron la entrada de la prensa a la zona.

Durante el operativo hubo un intercambio de disparos en el cual resultaron heridos un agente federal y al esposa de Ojeda. Durante la noche del 23 de septiembre, reportes surgieron en la prensa de que Ojeda Ríos había muerto durante el intercado con los federales.

 

El día después, el Gobierno Federal le informó al Gobernador de Puerto Rico Aníbal Acevedo Vilá de que, en efecto, Ojeda Ríos había muerto durante el tiroteo. Ojeda recibió dos disparos, uno en la clavícula derecha y otro en la espalda.

 

La muerte de Ojeda ha causado indignación y protesta en sectores de la sociedad puertorriqueña. Sectores independentistas han tildado el operativo como un "asesinato político." Sectores del gobierno y de otras ideologías han expresado dudas sobre la intención de los agentes fedarales durante el operativo y por la selección del día 23 de septiembre para llevarlo acabo- día en que se conmemora el Grito de Lares- un evento ocurrido en 1868 donde lo puertorriqueños se rebelaron contra el régimen español y que es celebrado por los sectores independentistas hoy en día.

 

El Gobernador Acevedo ha exigido explicaciones al FBI sobre porqué no se le informó a su gobierno sobre el operativo y porqué se prohibió la entrada a la prensa y agentes del Departamento de Justicia de Puerto Rico durante el operativo.

c Track No10.mp3
Archivo de audio MP3 2.1 MB
Pablo Neruda
Pablo Neruda

Pablo Neruda

 

Sus padres fueron la señora Rosa Basoalto, que murió de tuberculosis cuando tenía un mes de nacido, y el señor José del Carmen Reyes, quien abandonó el campo para trabajar como obrero en los diques del puerto de Talcahuano, hasta alcanzar el cargo de ferroviario en Temuco.

Neruda aprendió a amar la naturaleza en sus años de infancia, durante sus recorridos en tren hacia la exuberante vegetación de Boroa. La región había sido en el pasado escenario de enfrentamientos entre los conquistadores españoles y los araucanos, que con el tiempo fueron despojados de su territorio y posteriormente aniquilados por los colonos protagonistas de la «pacificación de la Araucanía». Esas frías y húmedas tierras australes, bordeadas por el más puro océano Pacífico, emergen en una poética de la desesperanza, de la soledad del ser humano y del amor, como en Veinte poemas de amor y una canción desesperada, libro que llevó a su autor a los circuitos internacionales y le dio una fama similar a la de Rubén Darío, hasta hacerlo merecedor del Premio Nobel en 1971.

 

Realiza un click en la imagen para leer el texto completo.

Comentarios: 0

Mi tatara Abuelo

J. Veroes
J. Veroes

Obras de Maduro

Escribir comentario

Comentarios: 0